dancehall-rihanna-boom-año2016El Dancehall saltó a la corriente mainstream en 2016, proporcionando el sonido y el ritmo a los éxitos más grandes del año, desde el ‘One Dance‘ de Drake  y el ‘Work’ de Rihanna a las joyas underground de Swing Ting y Mixpak. ¿Pero debemos preocuparnos de que a pesar de la influencia comercial del dancehall, haya tan pocos artistas jamaicanos en el centro de atención? Marvin Sparks reflexiona sobre un año decisivo para este sonido que en ningún caso debería ser etiquetado como “tropical house”.

El Dancehall suele ser un recurso veraniego en la industria de la música. Jamaica es una isla caribeña, así que el dancehall se puede utilizar como seña del clima cálido y las vacaciones despreocupadas. Pero en el 2016 la historia ha sido diferente. Durante 12 de las primeras 18 semanas del año, el top 100 de Billboard estuvo dominado por dos canciones que sonaban a dancehall: el ‘Sorry’ de Justin Bieber se colocó en primer lugar tras el regreso de Adele con ‘Hello’. Y el ‘Work’ de Rihanna le arrebató después esa primera posición. El otro artista que colaboró en ‘Work’, Drake, pasó 10 semanas no consecutivas en el número 1 con ‘One Dance’. Indudablemente la canción del verano fue ‘Cheap Thrills’, de Sia y Sean Paul, que pasó cuatro semanas en el número 1. Las canciones de estilo Dancehall finalmente reinaron durante 26 semanas – la mitad del año.

dancehall-auge-explosion-2016A este lado del Atlántico, donde el dancehall, el dub y el reggae han sido reconocidos como fundacionales en las escenas que crearon la música rave, drum and bass y grime, la lista de éxitos de Reino Unido reflejó en gran parte este cambio. En un momento dado, una cuarta parte de las 40 mejores canciones tenían una evidente influencia jamaicana. Gran parte de esas influencias fueron etiquetadas bajo un nuevo subgénero: “tropical house”. Después de 15 semanas en la cima, ‘One Dance’ se convirtió en la canción de la era digital que estuvo más tiempo en el número 1 en Reino Unido. Mientras que el ‘Cheap Thrills’ de Sia desbancó a ‘One Dance’ en los Estados Unidos, en Reino Unido fue ‘Cold Water’ de Justin Bieber en colaboración con Major Lazer la pista que ocupó su lugar.

LA INFLUENCIA DE MAJOR LAZER HA ESTADO PRESENTE ESTE AÑO EN TODAS PARTES.

El aluvión de hits no es una coincidencia – los éxitos más grandes siempre dejan una estela, y los compositores y productores inteligentes estaban claramente siguiendo la del ‘Lean On’ de Major Lazer, el éxito global de 2015. Ese fue el éxito que nadie vio venir y luego todos se apresuraron para subirse al carro. MØ, la cantante danesa que cantó ‘Lean On’, volvió al ritmo dancehall en ‘Final Song’, mientras que el grupo británico similar M.O sacó los tambores de acero en ‘Who Do You Think Of’. También Beyoncé tomó un par de ritmos de Diplo para ‘All Night’ y ‘Hold Up’ en Lemonade. Por todas partes, la influencia de Mayor Lazer era evidente.

Tal vez en un intento de añadir autenticidad a su descarada forma de subirse al carro, decenas de artistas de pop, R & B y rap colaboraron con auténticos iconos del dancehall como Sean Paul, que ha disfrutado de su mejor año desde su apogeo con ‘Get Busy’ hace más de una década. Tuvo su primer N º 1 en los EEUU desde hace 9 años con el ‘Cheap Thrills’ de Sia (una canción que, por cierto, rechazó Rihanna) y un número 1 británico con Clean Bandit en ‘Rockabye’. Además apareció en los singles de Jay Sean, Little Mix y Matuma.

https://www.youtube.com/watch?v=WUcXQ–yGWQ

 

El dúo de electro-R&B de Reino Unido AlunaGeorge colaboró con Popcaan en su single ‘I’m In Control’, mientras que el productor británico Naughty Boy se dirigió a Drake para invitar a Popcaan y Crazy Cousinz Kyla al ‘Should’ve Been Me’. Ha habido muchos más: la rebelde de la industria M.I.A. llamó a Dexta Daps, el rapero Kid Ink contío con Spice, y Fifth Harmony sampleó el clásico ‘Flex’ de Mad Cobra en los 90 y hasta cantó una respuesta al ‘Gon’ Get Better ‘de Vybz Kartel.

Fue más allá con un montón de artistas de R&B de EE.UU. buscando la inspiración en Jamaica. PARTYNEXTDOOR sampleó una voz inédita de Vybz Kartel en ‘Not Nice’ y Roy Woods dejó huella con ‘Gwan Big Up Urself’. Mientras que Tory Lanez versionó la canción atemporal de Everyone Metro & Devante ‘Everyone Falls In Love’ para su éxito ‘Luv’. Las colaboraciones fueron al contrario también, con Kranium juanto a Lanez en ‘We Can’ después de traer a Ty Dolla $ign para el ‘Nobody Has To Know’ del año pasado. Pero en su mayor parte, las aportaciones de los colaboradores no fueron tan emocionantes como deberían haber sido – no eran un reflejo de quiénes estaban brillando en Jamaica en ese momento.

ETIQUETAR ESTA MÚSICA COMO “TROPICAL HOUSE” ES UN ESTIGMA INNECESARIO

La respuesta a esta toma de posesión de la escena, con publicaciones como las de Rolling Stone etiquetando ‘Work’ como “tropical house”, fue una discusión vital sobre la apropiación cultural. Drake, en particular, fue criticado por dejar fuera la colaboración de Popcaan en la versión del álbum de ‘Controlla’, mientras que se sirvió de otro género, el UK funky, para crear un ritmo dancehall en ‘One Dance’. Pero hay una diferencia entre apropiarse y apreciar. Drake, que creció rodeado de una cultura más jamaiquina que el rapero promedio de los Estados Unidos, ha sido un fanático del dancehall desde el comienzo de su viaje al mundo del pop. El icono del Dancehall, Mavado, fué el tipo malo en el video “Find Your Love”, que fue filmado en Jamaica, mientras que “Take Care” con Rihanna fue un intento de incorporar sonidos del dancehall. Así que decir que es un apropiador porque dejó fuera una versión de Popcaan en Controlla es injusto – especialmente cuando Kanye West y Kendrick Lamar se sirvieron de Assassin para colaboraciones similares de sus álbums sin dar crédito alguno y sin una reacción similar.

Vale la pena mencionar que ‘Controlla’ fue producido por Supa Dups del Sound System Black Chiney de Miami, con los acordes del productor milenario Stephen DiGenius McGregor. Así que etiquetar esta música como “tropical house” es un estigma innecesario. Eso no significa necesariamente que debiéramos clasificar esta versión pop del dancehall como “dancehall” – pero ciertamente no hay house en esas canciones. La gente podrá opinar, pero la influencia de Drake indudablemente ayudó a Popcaan – a través de su casting en el cortometraje Please Forgive Me, su sampleo en el hit de Rihanna ‘Too Good’ y el Red Bull Culture Clash. Definitivamente hizo que su caché aumentara.

LA INDUSTRIA DE LA MÚSICA TODAVÍA IGNORA LA MÚSICA JAMAICANA

Por otra parte, uno de los grandes éxitos que fue de boca en boca perteneció al dúo jamaicano Ecuiknoxx, cuyo espeluznante y mutado dancehall se convirtió en un clásico underground con su álbum Bird Sound Power cayendo en el sello DDS de Demdike Stare y el irresistible ‘Bubble’, en colaboración con Devin Di Dakta, apareciendo en Swing Ting.

Ese ensanchamiento del sonido del dembow significó que el dancehall cada vez ganaba más terreno al reggaeton en los clubes este año, una tendencia que se puede medir con la proliferación de la música latinoamericana más allá de las fronteras de habla hispana. Fuera del ritmo 4×4, el patrón del dembow es posiblemente el ritmo más utilizado en el mundo, y muchos de los crossover del año contenían el patrón (cocinado en Jamaica) frecuentemente asociado con el reggaeton. El single “Gyal You A Party Animal”, de Charly Black, siguió dando grandes pasos en los países latinos, mientras que las estrellas del reggaeton Nicky Jam y J Balvin aumentaron su popularidad con ‘Hasta el Amanecer’ y ‘Ginza’ respectivamente, y el single de J Balvin en 2014 ‘Ay Vamos’ superó las mil millones de visitas.

https://www.youtube.com/watch?v=xPeIm20TYjI

 

Mientras tanto, en la isla, un ecosistema musical independiente continuó produciendo sus propios éxitos, y en el nucleo del mercado del dancehall jamaicano, dos canciones se destacaron del resto. Una fiesta de dancehall está muerta si las damas y las gales no tienen canciones específicamente diseñadas para bailarse: el ‘Bruk Off’ de Konshens y el ‘Fever’ del encarcelado Vybz Kartel fueron las mejores en ese escenario. En términos de consistencia, Alkaline demostró que está más cerca de ser dueño de la era post-Kartel. El álbum de debut New Level Unlocked se llenó de éxitos: ‘Champion Boy’, ‘City’, ‘ATM’ y ‘Wait Yuh Turn’. El ‘riddim’ Cure Pain resultó ser el más popular, y el jugador de cricket ganador de la Copa Mundial T20 Dwayne Bravo dejó caer el single ‘Champion’. El  ’Shabba Madda Pot’ se mantuvo fuerte para convertirse en el hit del carnaval de este año, y los recién llegados Jahmiel, Masicka y el excéntrico Tanto Blacks también hicieron entradas fuertes.

Popcaan nos regaló un himno del 2016 con ‘Ova Dweet’, pero el amigo de Drake fue la única estrella de dancehall que no llamó a Sean Paul para presentarse en singles internacionales, demostrando la continua desconexión entre el verdadero dancehall y el pop. La industria de la música aún ignora la música jamaicana. Basta con mirar la lista BBC Sound de 2017, la votación anual de los periodistas y las cifras de la industria para predecir las estrellas del próximo año. A pesar de la oleada de dancehall en 2016, no se incluyó a ningún artista dancehall en la lista. Mientras que los artistas jamaicanos como Alkaline, Konshens y Popcaan están dando pasos obvios hacia el cruce, ninguno de ellos fue mencionado.

¿Es la industria ignorante porque los expertos sólo están pendientes del timeline de su Twitter y las bandejas de sus emails para averiguar lo que está sonando? ¿Se puede confiar en esta misma industria para informar sobre lo que realmente es popular cuando escuchan dancehall y deciden llamarlo “tropical house”? Opine usted mismo – pero si este año ha probado algo, es que no podemos confiar en las encuestas.

La ola de pop influenciado por el dancehall no ha mostrado signos de desaceleración todavía. Podríamos ver a Nicki Minaj por ese camino el próximo año; una próxima colaboración con Mayor Lazer podría demostrar esa intención. El próximo álbum de Major Lazer, “Music Is the Weapon” ya está programado, y otro álbum de Rihanna podría incluir más de las vibraciones de ‘Work’ que le faltaban a “Anti”. ¿Se beneficiarán los artistas jamaicanos de esta tendencia? Yo aún soy optimista. Todavía estamos en el ciclo – un ciclo que ha ido creciendo desde que Rihanna saltó a sus raíces caribeñas con ‘Rude Boy’. Y si el nuevo contrato de Sean Paul con Island Records es exitoso, no hay duda de que lo veremos como en 2003 de nuevo. Tal vez un gran sello tenga interés en Popcaan, también – no veo por qué no. Pero el resto tendrá que esperar.

https://www.youtube.com/watch?v=B6lDG6PNmCs

 

Fuente : FactMag
Adaptación y traducción :  Domindez